P. Universidad Católica de Chile
Facultad de Medicina
Programa de Medicina de Urgencia

 


REANIMACIÓN CARDIO-PULMONAR (RCP)


Diferentes formas de dar Auxilio:


TENER EN CUENTA:

El paro cardiopulmonar es una enfermedad en sí misma, pero también es el resultado de un padecimiento general, metabólico y/o traumático.
Siempre se debe considerar el paro cardiopulmonar como una situación de emergencia, en la que debe imperar el buen juicio y las acciones concretas.
Si bien la reanimación cardiopulmonar (RCP) no siempre reinicia el latido cardiaco, puede proporcionar a la víctima el suficiente oxígeno para sobrevivir, hasta que técnicas más avanzadas lo logren.
Ningún texto puede sustituir el entrenamiento para realizar la RCP, pero la técnica es relativamente simple.

Si una persona se encuentra inconsciente, no respira y ante la estimulación continúa sin despertar, pudo haber ocurrido un paro cardiaco (el corazón suspende sus latidos).
En el paro cardiaco, el corazón deja de bombear sangre al organismo, como consecuencia, el cerebro se puede dañar rápidamente ante la ausencia de flujo sanguíneo.
Es importante conocer las maniobras que pueden mantener o restablecer las funciones cardiacas y pulmonares, mientras llega el médico.

La reanimación cardiopulmonar (RCP), se refiere a la serie de maniobras que realizan una o más personas sobre el corazón y pulmones de una persona en condiciones de riesgo de perder la vida, para mantener en movimiento la sangre a través del cuerpo, hasta que el corazón puede reiniciar su función como bomba
En la reanimación cardiopulmonar (RCP), se combinan la respiración artificial (boca a boca, boca-nariz-boca o boca-nariz) y la compresión del tórax.
La técnica de RCP permite que continúe el flujo de sangre oxigenada al cerebro y otros órganos vitales hasta que el tratamiento médico adecuado pueda restaurar el ritmo cardiaco normal

Factores generales que pueden modificar la respiración y frecuencia cardiaca:

  • Obstrucción de las vías aéreas superiores o inferiores
  • Lesión del árbol respiratorio
  • Falla en el control nervioso de la respiración
  • Obstrucción de las arterias cardiacas (coronarias)
  • Lesión directa al corazón
  • Pérdida importante de sangre (al exterior o al interior)
  • Falla en el control nervioso o eléctrico de los latidos cardiacos

    El paro cardiorrespiratorio es un término que implica un estado de riesgo para los tejidos del organismo en su totalidad, así como el aporte de oxígeno, esencial para la vida de las células del cuerpo.

    Con frecuencia en los pacientes inconscientes, la lengua le obstruye las vías aéreas superiores, lo cual lleva fácilmente al paro cardio respiratorio. En la mayoría de los casos el solo hecho de despejar las vías aéreas permite la reanudación de la ventilación y evita el paro cardíaco.

    No de masaje cardíaco, ni respiración artificial si la persona no carece totalmente de estos signos vitales


AYUDANDO:

  • Asegure la zona
  • Solicite ayuda, avise al servicio de urgencia
  • Practique la RCP

    La Reanimación Cardiopulmonar Básica se basa en tres maniobras de rescate ABC:

  • A - Apertura de la vía aérea
  • B - Respiración de boca a boca
  • C - Restablecimiento de la Circulación

ABC:

Cada una de ellas comienza con una fase de diagnóstico, que es fundamental para establecer la necesidad de RCP de la víctima. Estas fases son:

  • Determinar si la persona está inconsciente.
  • Determinar si existe paro respiratorio.
  • Determinar si existe paro circulatorio.
  • Activación de la RCP

ESTÁ INCONSCIENTE?

Arrodíllese al lado de la víctima y pregúntele:
¿ESTÁ USTED BIEN?
Intente despertar la persona con movimientos suaves, la falta de respuesta de la víctima indicará que se halla inconsciente.

Colóquela boca arriba, sobre una superficie dura, plana y horizontal y solicite ayuda médica especializada. Pida a alguna persona que lo haga o realícelo usted mismo si se encuentra solo con la víctima, antes de iniciar cualquier procedimiento.
Tenga en cuenta la posibilidad de lesión de columna cada vez que realice una movilización

A: APERTURA DE LA VIA AEREA

Lo primero y más importante que un resucitador debe realizar, para que una reanimación sea exitosa es abrir la vía aérea inmediatamente.
Recordar que la lengua es la causa mas común de obstrucción en una víctima inconsciente, impidiendo el paso de aire hacia los pulmones.

Limpiele la boca.

Extraiga secreciones, vómitos, cuerpos extraños frecuentemente este es un método suficiente para que la víctima recobre la respiración.
 
Como la lengua se inserta en la mandíbula inferior, si desplazamos a ésta hacia arriba la lengua se eleva y deja libre la vía aérea.
Esto se logra extendiendo la cabeza hacia atrás, colocando las manos en la mandíbula inferior y traccionela hacia arriba.
Acerque el oído a la boca de la víctima. MIRE si se eleva el pecho. ESCUCHE si entra y sale el aire. sienta en su cara el aire exhalado.
Escuche y observe durante 5 segundos si la víctima respira
En caso de necesidad saque el contenido del interior de la boca utilizando el dedo índice como gancho.


B: RESPIRACION BOCA A BOCA

La respiración boca a boca es la manera más rápida de llevar oxígeno a los pulmones de la víctima.
  • Ocluya las fosas nasales de la víctima con los dedos de la mano.
  • Apoye su boca sobre la de la víctima (manteniendo la unión sellada por la presión)
  • Sople con intensidad, como si estuviera inflando un globo, no se debe escuchar pérdida de aire.
  • Verifique que el tórax se eleva cuando ejecuta la respiración boca a boca.
  • Luego, separe sus labios de la víctima y sienta cómo se produce la salida del aire.
  • Repita esta operación dos veces. Debe lograr que el pecho de la víctima se eleve con cada soplo.
  • Continúe insuflando cada cinco segundos, Si se trata de un adulto y cada tres segundos si se trata de un niño o bebe.
Con un promedio en un minuto de 12 respiraciones para el adulto, 20 respiraciones para el niño y 30 a 40 para el bebe.
Estos pasos mantienen el aire fluyendo dentro de los pulmones de la víctima.
En caso de no poder hacerse la respiración boca a boca por encontrarse la misma imposibilitada para soplar realice la RESPIRACIÓN BUCO-NASAL, que consiste en introducirle el aire por las vías nasales, soplado por la nariz manteniendo la boca de la víctima cerrada cuando se le introduce el aire.
Si hay pulso y no hay respiración, continúe dando respiración de salvamento hasta que se restablezca espontáneamente o se logre asistencia médica. y NO inicie las compresiones sobre el pecho porque es innecesario y peligroso comprimirlo, si el corazón de la víctima esta latiendo.
Si se restablece la respiración y tiene pulso, mantenga la vía aérea despejada y observe permanentemente la respiración.
Si la víctima no tiene pulso ni respiración comience las maniobra de reanimación.

C: REESTABLECIMIENTO DE LA CIRCULACION

Luego de las dos respiraciones de la maniobra B, tómele el pulso.
Para ubicarlo, coloque los dedos sobre la nuez de Adan y deslícelos hasta el surco que está a su lado.
Las compresiones del tórax sustituyen al latido cardiaco cuando este se interrumpe. Ayudan a mantener, hasta cierto punto, el flujo de sangre al cerebro, pulmones y corazón.
Debe brindar respiración boca a boca siempre que emprenda las compresiones torácicas.
Tómese de cinco a diez segundos para estar seguro de que no hay pulso. Si no hay pulso: inicie la REANIMACIÓN:
Ubique el borde inferior de las costillas y recórralas hasta donde se une con el esternón. Señale con dos dedos el lugar (tiene que quedar la punta del esternón cubierta por esos dos dedos), coloque la otra mano a continuación de los dedos
En el adulto coloque el talón de su mano con los dedos levantados en el punto anteriormente localizado, entrelace los dedos de las manos.
Para un niño utilice únicamente una mano.
Para un Bebe utilice solo los dedos índice y medio en el centro del pecho en medio de las tetillas.
Comprima el pecho hacia abajo y con suavidad. No retire sus manos del pecho de la víctima.
Inicie las compresiones empujando el esternón hacia abajo de 3 a 5 centímetros con una frecuencia de 80 a 100 veces por minuto.
Las fases de "presión" y "cese de la presión" deben durar el mismo tiempo.
Evite presionar breve y bruscamente y luego suspender.
Es muy importante:
  • Mantener los brazos en forma perpendicular sobre el esternón.
  • No flexionar los brazos en cada compresión.
  • No hacer rebotar las manos sobre el esternón (le ocasionaría lesiones internas).
  • No entrecruzar las manos.

Después de unas 15 compresiones rítmicas y sistemáticas, respire 2 veces en la boca de la víctima.
Compruebe de nuevo si hay pulso y respiración luego de cada cuatro ciclos de 15 compresiones y 2 respiraciones alternadas.
Continúe en esta forma las maniobras de reanimación mientras no se reanuden el pulso y las respiraciones (15:2).

RCP CON DOS AUXILIADORES:
Reanimación cardio pulmonar con dos auxiliadores:
El encargado de dar los soplos se ubica al lado de la cabeza de la víctima y el otro auxiliador al lado opuesto cerca del tórax, esto con el fin de cambiar de posición en caso de fatiga.
El encargado de dar los soplos inicia con dos respiraciones, verifica la respiración y pulso, si no están presentes el otro auxiliador inicia con 5 compresiones en el pecho, mientras se realiza este procedimiento el otro auxiliador cuenta en voz alta "y uno, y dos,y tres, y cuatro y cinco." con el fin de mantener el ritmo. Al terminar las cinco compresiones el otro auxiliador da un soplo y se continua la maniobra con ciclos de cinco compresiones y un soplo (5:1).
El auxiliador que da los soplos, periódicamente verifica la efectividad de las compresiones en el pecho y chequea el pulso mientras el otro auxiliador esta dando las compresiones. Si la persona tiene pulso, verifica la respiración, si la persona no respira se continua con la respiración de salvamento controlando el pulso cada minuto.
Si los dos auxiliadores desean cambiar de posición por fatiga tenga en cuenta el siguiente procedimiento:
  • De compresiones a soplos:
    El auxiliador que da las compresiones dice:
    "y cambio, y dos, y tres y cuatro y cinco" al completar el ciclo de compresiones ambos auxiliadores cambian de posición rápidamente.
  • De soplos a compresiones:
    El auxiliador que da los soplos al terminar dice cambio.
    Se mueve rápidamente y coloca las manos en señal de espera para dar las compresiones.

REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR EN LACTANTES:
  • Incline la cabeza del lactante hacia atrás antes de darle respiración de boca a boca nariz.
  • Luego, si la inspección visual revela la presencia de un objeto extraño en la boca, extráigalo con el dedo. Tenga cuidado de no introducirlo hacia las partes más profundas de las vías respiratorias del bebé.
  • Verifique si existe pulso en la cara interior del brazo del lactante.
  • A fin de iniciar la RCP, cúbrale la boca y la nariz con su propia boca.
  • Comprima 100 veces por minuto el tórax.
  • Presione lo suficiente para comprimir 2/3 de la altura del tórax, empleando solamente dos dedos.


REANIMACIÓN CARDIOPULMONAR EN NIÑOS:

  • Siga las indicaciones básicas para adultos, excepto que debe hacer presión sobre el pecho con una sola mano.
  • Al dar respiración de boca a boca, envíe el aire suavemente dentro de la boca del niño. Demasiado aire puede provocar vómito.
  • Asegúrese de que el pecho del niño se infla a medida que usted sopla. Si no es así, la vía aérea puede estar bloqueada y primero tendrá que despejarla.

OTRAS MEDIDAS:
La participación de personal especializado siempre es de gran utilidad. Los auxiliares y paramédicos cuentan con los recursos y experiencia necesaria para apoyarle en las maniobras de RCP.
Signos de una buena técnica de RCP
Su técnica de RCP es buena si el tórax se expande y relaja en cada ocasión en que se aplique la respiración artificial. Si el tórax no se mueve, asegúrese de que la cabeza de la víctima está colocada adecuadamente y la vía aérea está libre.
Cuando se debe suspender la RCP
  • Cuando un médico se lo indique
  • Cuando la víctima se recupera o inicia movimientos voluntarios. El hecho de que la víctima no responda, no quiere decir que lo esté haciendo mal.
  • Cuando usted o la persona que realiza la RCP es relevada por personal de salud, o por alguien entrenado para realizar la RCP.
  • Cuando por diferentes razones no pueda continuar.
    Precauciones durante la RCP
    La víctima vomita:
    Durante las maniobras de reanimación, la víctima puede vomitar. Ante esto, gire la cabeza de la víctima y procure que no aspire el vómito. Limpie los residuos del vómito y verifique que las vías aéreas continúen limpias, en caso necesario elimine los residuos.
    Las maniobras de RCP pueden causar lesiones:
    Estas incluyen la fractura de costillas. Para prevenirlo, coloque sus manos en la posición correcta sobre el tórax de la víctima, no demasiado bajo, presionando hacia abajo, no hacia un lado. Asegúrese de que la compresión es pareja y entonces cuente para usted: uno y dos y tres, y nuevamente, uno y dos y tres. etc.

ACUDA AL SERVICIO DE URGENCIA:

Un paciente con este tipo de problemas debe ser atendido profesionalmente, a la brevedad posible

Aviso: La información de este sitio web se proporciona como pautas generales sobre la salud, y es posible que no se pueda aplicar a su condición de salud en particular. Su estado de salud individual y los tratamientos médicos que pueda requerir solamente pueden ser tratados por un médico o profesional de la salud de su elección
Recuerde: No existe un sustituto adecuado para una consulta personal con su médico. Ni el Hospital Clínico de la Universidad Católica de Chile, afiliados ni contribuyentes son responsables por el contenido, errores y/o las omisiones en la información provista en este sitio web.
La información, el contenido y el arte que aparecen en este sitio web no son para ser usados comercialmente por el lector.
El lector puede hacer una copia de la información expuesta para su uso propio no comercial. Se prohíbe hacer copias adicionales.

©2004 - www.UrgenciaUC.com
webmaster@Urgenci
aUC.com